piel de elefante. piel desvitalizada, piel envejecida. piel deshidratada, piel sin brillo

¿Qué es un peeling?

Cuando hacemos un peeling (pelar en inglés), utilizamos diferentes químicos sobre la piel, que provocan una descamación habitualmente visible durante los días siguientes

¿Para qué sirven los peelings?

Dependiendo de los químicos que utilicemos, podemos mejorar o resolver distintos problemas como, por ejemplo:

  • Piel desvitalizada, apagada o sin brillo
  • Poros abiertos y textura irregular
  • Manchas
  • Arrugas finas
  • Acné
  • Fotoenvejecimiento

¿Qué voy a sentir cuando me realicen un peeling?

Una vez más, dependerá del objetivo a lograr. Los peelings pueden hacerse de forma muy superficial, con apenas molestias locales y una descamación muy fina durante los días siguientes. Otra opción a la hora de realizar un peeling es hacerlo en profundidad, que conlleva mayor escozor durante el tratamiento y mayor intensidad de reacción posterior.

Como norma general, cuanto más profundo sea el peeling, más importante debe de ser la elección del profesional que va a realizarlo, ya que debe conocer a fondo la piel y su manejo posterior para evitar problemas relacionados con el tratamiento.

¿Cómo se realiza?

Mientras se colocan los químicos sobre la piel, se siente habitualmente escozor, y con mayor intensidad cuanto más profundo sea el peeling (especialmente cuando tratamos arrugas finas, cicatrices o fotoenvejecimiento intenso). Luego se ponen cremas calmantes, y el paciente sale de la consulta sólo con una ligera sensación de quemazón. Los días siguientes la piel se enrojece, y luego se pela. El proceso hasta la renovación total de la piel suele durar de 4 a 8 días dependiendo del peeling.

Habitualmente, el proceso se repite de forma más o menos mensual un total de 3 sesiones, ya que los resultados mejoran de forma exponencial.

¿Cuándo me puedo realizar un peeling? ¿Necesitaré algún tipo de preparación?

Los peelings se deben hacer durante las épocas en que haya menos sol, en España eso suele ser de octubre a abril. También dependerá del color de la piel del paciente y sus hábitos de vida.

Muchos peelings, dependiendo del objetivo, necesitan preparación previa. Ya sea con ácidos como el retinol o el glicólico, con despigmentantes, incluso muchas veces con antivirales para evitar un brote de herpes simple durante la recuperación.

Una vez hecho el peeling, el paciente debe tener claros los cuidados domiciliarios, y respetarlos a rajatabla, ya que lo que hagamos antes y después de cada tratamiento es igual de importante que el procedimiento en sí. Normalmente indicamos cremas específicas, y una protección solar total de forma estricta como mínimo durante el mes siguiente a cada tratamiento.