toxina botilínica

¿Cuál es la sustancia con la que puedo tratar mis arrugas de expresión?

Las arrugas de expresión (es decir, las arrugas producidas por la contracción de nuestros músculos faciales) se pueden controlar o inhibir por ciertas sustancias que inyectamos en la consulta con agujas muy pequeñas directamente en los músculos. Llamaremos a esta sustancia de ahora en adelante modulador muscular.

¿Para qué se usan los moduladores musculares?

Además de los fines estéticos, estas sustancias sirven, entre otras cosas, para:

  • Ciertas contracturas musculares, así como en bruxismo
  • La hiperhidrosis (sudor excesivo)
  • Para ciertos dolores, especialmente de cabeza o por daño de nervios después de un herpes zoster, por ejemplo
  • Mejorar el aspecto estético de las cicatrices
  • Mejorar la simetría cuando hubo una parálisis facial
  • Otras enfermedades que empeoran con el sudor

¿Duele cuando se inyecta un modulador muscular para las arrugas de expresión?

Es un tratamiento rápido, sencillo y apenas molesto

¿Cuánto dura el efecto del modulador?

La zona tratada comienza a moverse nuevamente en unos 2 a 3 meses, movemos más a los 4, y entre los 5 y los 6 meses estamos listos para volver a inyectarnos.

Por supuesto, siempre existen los extremos: la persona con menos suerte que necesita reponer la dosis entre 3 y 4 meses, y quien puede usar toxina dejando pasar algo más de 6 meses.

arrugas de expresión. arrugas gestos. expresión facial

¿Cuál es la edad para empezar a usar moduladores musculares para las arrugas de expresión?

Lo ideal es comenzar a usarla cuando aún no tenemos arrugas, o éstas apenas se notan. Mientras que si se empieza cuando uno no tiene arrugas… éstas simplemente no aparecerán.

¿Y qué pasa con quien llega tarde y ya tiene arrugas incluso en reposo? No hay que desanimarse. Aunque inicialmente habrá que frenar el músculo y rellenar esa arruga que ya se ha producido con ácido hialurónico, con el tiempo cada vez el tratamiento será más sencillo porque se estimulará el propio colágeno y, con menos, lograremos más.

¿Es cierto que si dejo de usar estas sustancias, todo queda peor que si no me hubiera puesto?

Nada más lejos de la realidad. Lo que explico siempre a mis pacientes es que no se cae ni se estropea nada al dejar de usarlo. Simplemente, nos acostumbramos y nos gusta vernos con la mirada y la expresión más jovial y descansada, y no nos apetece dejar de usarlo.